miércoles, 21 de octubre de 2009

Yerba Mate ROAPIPÓ Orgánica


La yerba orgánica, desde el momento de su plantación hasta su procesamiento, no se expone a insecticidas, plaguicidas o agrotóxicos. Muchas veces se utilizan ovejas para controlar yuyos indeseados en sustitución de herbicidas. Asimismo, el estacionamiento es 100% natural sin usar cámaras artificiales, ni secados con químicos como el amoniaco por ejemplo.. De esta manera la yerba orgánica en ningún momento del proceso de cultivo y elaboración se ve expuesta a métodos o agregados artificiales, es por esto mismo que no produce acidez ni malestar estomacal. Por otro lado, los envases también atienden las normas ecológicas ya que son eleborados con papel reciclable (no se emplean clorados) y tintas al agua (biodegradables). Los productores de yerba orgánica en general son pequeños e independientes puesto que al llevar toda la producción un tiempo considerable, el capital invertido se ve inmovilizado por tiempos más largos que los que usualmente manejan los productores de las yerbas industriales. Estos pequeños productores, a pesar de tener una rotación de dinero más lenta, están motivados por el hecho que la yerba orgánica es la única aceptada en ciertos mercados internacionales exigentes como el japonés entre otros.

Como catar el mate:
La cata de yerba consiste en cuatro pasos, a comparación de la de vinos que son tres los pasos; aquí se utiliza un sentido más: vista, tacto, olfato y gusto. El primer paso es colocar la yerva sobre un fondo blanco y observar su color, su pureza, la características de las hojas, el polvo, los palos. En este paso debemos encontrar un color verde claro con tonalidades amarillentas, los palos tiene que estar lo más enteros posible, y las hojas deben tener un aspecto limpio y parejo en su color y en su forma. Hay que tener en cuenta que si encontramos tonos muy brillantes o muy apagados no es signo de calidad.
El segundo paso es el olfativo. Se coloca la yerba seca en nuestras manos y la olemos. Si queremos descubrir un poquito más los aromas, la olemos una vez que fue colocada en el mate. Porque cuando la yerba es colocada en su recipiente hay una mayor apertura de aromas. Los olores típicos son a hierba seca, con aromas frescos y leves notas a tostado. Si el olor es a pasado o rancio, es porque la yerba no fue bien secada, entre otros factores.
Con respecto al tacto, en el tercer paso la yerba debe desprenderse fácilmente de la mano. El último paso es el gustativo. Debemos percibir esas características que sentimos en la etapa olfativa en boca. Hay algo muy importante que debemos desmitificar, el sabor amargo del mate es la propiedad característica de la yerba, no un defecto. Lo más lindo que tiene la cata de mate es ese recuerdo que nos deja esta bebida en nuestro paladar.

Para empezar a probar las diferencias entre la yerba industrial y la organica, te recomendamos que empieces con esta yerba organica ROAPIPÓ,

Te cuento que una vez que probaste y sentiste la diferencia, es muy difícil volver a tomar mate con una yerba industrial ya que sentís muchísimo la diferencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada